• Alegría, estudio y piedad: es el mejor programa para hacerte feliz y que más beneficiará tu alma.

    S. Juan Bosco

Primaria

​La etapa de Educación Primaria comprende seis cursos académicos, que se cursarán  ordinariamente entre los seis y los doce años de edad, y se organiza en áreas, que tendrán un  carácter global e integrador.

La finalidad de la Educación Primaria es facilitar a los alumnos y alumnas los  aprendizajes de la expresión y comprensión oral, la lectura, la escritura, el cálculo, la adquisición  de nociones básicas de la cultura y el hábito de convivencia, así como los de estudio y trabajo, el  sentido artístico, la creatividad y la afectividad, con el fin de garantizar una formación integral que  contribuya al pleno desarrollo de la personalidad de los alumnos y alumnas y a prepararlos para  cursar con aprovechamiento la Educación Secundaria Obligatoria.

La acción educativa en esta etapa procurará la integración de las distintas experiencias y aprendizajes del alumnado y se adaptará a sus ritmos de trabajo.

En Nuestra Señora de la Salud  pretendemos  lograr una formación integral del niño. Una formación que abarque todos los ámbitos, que potencie al máximo sus capacidades, respetando la diversidad y las posibilidades de cada uno de ellos dentro de un ambiente responsable, creativo y alegre. Todo ello desde una concepción cristiana de la persona, de la vida y del mundo, trabajando las  dimensiones de la persona (espiritual, social, afectiva, corporal e intelectual).

Nuestro gran objetivo, en los seis años de Primaria es, no sólo que nuestros alumnos adquirieran un gran número de conocimientos sino que  sean capaces de aplicarlos a las tareas y retos cotidianos, tanto en el entorno escolar como fuera de él, desde la perspectiva de las competencias básicas que permitirán a nuestros alumnos utilizar sus recursos personales (habilidades, actitudes, conocimientos y experiencias) para actuar de manera  activa y responsable en la construcción de su proyecto de vida tanto personal  como social.

Pretendemos que crezcan en su capacidad de ayuda al  prójimo mediante la  reflexión, el respeto, la  cooperación… valores cristianos que trabajamos diariamente en nuestro centro.

La evaluación de los aprendizajes del alumnado será continua y global y tendrá en cuenta su progreso en el conjunto de las áreas del currículo.

La evaluación en nuestra etapa  tendrá como fin detectar las dificultades en el momento en que se produzcan, analizar sus causas y, en consecuencia, reorientar la intervención educativa y adecuarla a la diversidad de capacidades, ritmos de aprendizaje, intereses y motivaciones del alumnado.

Se evaluará al alumno teniendo en cuenta la adquisición de contenidos, hábitos de trabajo y actitud.